Destacados     Exposición en Alhondiga Bilbao  |   ver  en la coleccion Museo Wurth    |   ver en Fundación ICO

     Highlights           Exhibition  at Alhondiga Bilbao



  


Phaistos en "Proyecto Tierra"


     
La exposición fue proyectada con motivo de la inauguración del nuevo centro cultural Alhondiga Bilbao. El edificio , un antiguo almacen de vino del siglo XIX ha sido reconstruido por Philip Starck, con la función de ser  un nuevo centro cultural en Bilbao. La muestra comisariada por Alicia Chillida, reunió a la socióloga  Olatz González Abrisketa, los  arquitectos  Ábalos & Sentkiewicz, SANAA, Emilio Puertas o Santiago Cirugeda y los artistas plásticos Antoni Muntadas, Lothar Baumgarten, Gordon Matta-Clark, José Ramón Amondarain y Darío Urzay
     Las obras exhibidas relacionaban, con una mirada transversal, modelos arquitectónicos, modelos pictóricos y escultóricos y modelos antropológicos. El conjunto generó una visión amplia respecto al motivo central de la muestra: el planeta tierra.


     Darío Urzay preparó para la ocasión la
doble obra titulada Phaistos. El motivo hace alusión a las ruinas griegas del antiguo palacio cretense del mismo nombre. El enclave arqueológico, en su localización geográfica, es objeto de estudio especializado y a la vez  bien de consumo turistico-cultural.
     La idea de ruina, aquí en la exposición, en otro contexto de consumo cultural, es utilizada como modelo alegórico de construcción sobre lo culturalmente reconstruido. Una visión antagónica a la fascinación sentimental de la concepción romántica sobre un pasado idealizado en decadencia o nostálgico.

      La instalación, compuesta por dos piezas autónomas del mismo tamaño, ofrece una relación entre un plano de suelo y otro de pared. Las dos partes funcionan una como un objeto con dimensión de pared sobre el muro y otra como un objeto con escala de suelo, sobre el pavimento de la sala de exposiciones.

      Para el suelo, Urzay utiliza un modelo relativo a la idea de proyecto constructivo. Generando, por un lado, un  suelo para ser pisado a base de losetas de cobre y, por otro, una representación gráfica, vinculada a la idea de proyectar para construir. Pero en la que en lugar de un plano de los edificios, cuyo uso habitual es una descripción de proyecto para construir en futuro, el autor recurre a la idea de mapa a modo de elemento descriptivo de la unión entrópica de colina y construcción recons/des-truida.

      El autor parte de un modelo tridimensional  a partir de los planos constructivos de la planta de los edificios del palacio. Este gráfico y una imagen actual del estado de las edificaciones se solapan y son erosionados mediante filtros de pixelización. Gracias al software, el artista obtiene un mapa topográfico de elevación, correspondiente a un amplio fragmento de las ruinas: una representación tridimensional muy similar al actual estado del complejo arqueológico. Para obtener el diseño cartográfico, Urzay recurre a un programa informático de geografía, cuyos algoritmos analizan las elevaciones de las ruinas, como si de pequeñas montañas se tratara y genera las curvas de nivel a partir de los datos de las alturas.

      Sobre las losetas de cobre, el diseño se traduce a grabado. L
a imagen gráfica aparece como consecuencia de la erosion del ácido en el material. El resultado es un suelo real para ser pisado, -en el que quedarán rastros lineales de las huellas de los que por él caminen- y, al mismo tiempo, una plancha en la tradición del grabado, cuya función, como dispositivo matriz, no ha concluido.

      En la pared, está colgada una pieza pictórica de tres metros y medio de alto. Fue un suelo pisado durante su proceso de ejecución en el taller del artista, donde la materia derramada continuaba sin orden fuera del soporte, y sólo a partir del límite, hacia el interior, quedaba estructurada como construcción de imagen/pintura.

      El origen de la obra es una construcción geográfica: una imagen de satélite de la zona donde está situado el enclave arqueológico, degradada por ordenador, y en la que las ruinas ocupan una parte muy pequeña dentro de la superficie total. Poco a poco, el deterioro de la imagen aérea da paso al esbozo de una nueva descripción, que no deja de ser la imagen de un  modelo de construcción artística: un cuadro, a modo de fragmento histórico, en las ruinas reconstruidas de la tradición de la pintura.
     La última capa de la pintura corresponde a las líneas, a escala natural 1:1, de una fracción de las curvas de nivel del mapa de elevación anteriormente mencionado.

 




dario-urzay alhondiga



dario-urzay phaistos 



señalizacion festos


phaistos model